Árbol de té, planta medicinal antiséptica

Rate this post

El aceite del árbol de té un efecto antiséptico triple ya que actúa contra bacterias, hongos y virus.

El aceite del árbol de té, también conocido como tea tree oil, se obtiene por destilación de las hojas de un árbol originario de Australia: Melaleuca Alternifolia. En este país, ya es utilizado desde hace cientos de años por sus numerosas propiedades. Tiene con un alto poder que ayuda a reforzar el sistema inmunológico frente a virus, hongos y bacterias. Es cicatrizante, antiinflamatorio, desodorante, expectorante y balsámico.



En verano algunos de los problemas más frecuentes son las temidas infecciones por hongos que podemos contraer en piscinas y otros lugares públicos. Los piojos es otro de las preocupaciones que traen de cabeza a los padres ahora y tras las vacaciones cuando llega el momento de volver a clase. A pesar de que el sol es beneficioso para disimular el acné, la vuelta de vacaciones suele venir acompañada también de un efecto rebote y un repunte de granos y espinillas. El aceite de árbol de té se convierte en una solución natural contra estos problemas.

Hongos

Las infecciones por hongos son más frecuentes de lo que nos pensamos, especialmente en aquellas personas que acuden a gimnasios, piscinas o cualquier otros lugares públicos. Por ello, ahora durante el verano, hay que extremar las precauciones.

Las propiedades antifúngicas del aceite esencial del árbol del té han quedado demostradas y en casos de hongos (micosis). En dichos casos, se aconseja poner directamente el aceite esencial del árbol del té en la zona a tratar. Para uñeros sumergir los dedos en agua caliente y añadir quince gotas de árbol de té puro. Repetir esta operación varias veces al día.

El uso prolongado y/o repetido de antibióticos y corticoides, una dieta rica en azúcares o una bajada de defensas pueden favorecer la aparición de los hongos vaginales. El embarazo también predispone a muchas mujeres a esta condición ya que se altera el equilibrio del Ph y el nivel hormonal. Para estos casos, los expertos recomiendan hacer lavados vaginales con concentraciones de hasta un 40%. Para prevenir, también se puede poner una gota en el tampón o en el salvaslip.



Te Recomendamos: