Cómo usar tomates para disminuir la presión arterial alta

Rate this post

Hay varios estudios que avalan las propiedades medicinales del tomate. En particular, existen evidencias de que este vegetal contribuye a disminuir la presión arterial alta. Conoce más al respecto.

A la presión arterial alta, o hipertensión arterial, se le conoce como la enfermedad de “la muerte silenciosa”. Esto se debe a que se trata de un mal que muchas veces pasa desapercibido, a pesar de su gravedad. Se estima que hasta un 20 % de los afectados ni siquiera sabe que tiene este problema.


Entre el 90 y el 95 % de los casos de presión arterial alta corresponden a hipertensión primaria o esencial. Eso quiere decir que no es generada por otra enfermedad. El porcentaje restante sí tiene que ver con otras afecciones, o es ocasionada por medicamentos o por embarazo.


Los síntomas de la presión arterial alta no son muy específicos y, en muchas ocasiones, ni siquiera se perciben. Sin embargo, en algunos casos hay palpitaciones en el pecho o en la cabeza, mareos y malestar. Pese a todo, lo más frecuente es que no haya manifestaciones contundentes.

La presión arterial alta

El corazón bombea la sangre hacia todo el cuerpo y lo hace a través de arterias, venas y capilares. A su vez, cuando la sangre circula ejerce una presión sobre las paredes de las arterias. Algunos aparatos miden la fuerza de esa presión, y al resultado se le llama índice de presión arterial.

Existen unas arterias pequeñas llamadas arteriolas. Estas regulan el flujo sanguíneo en el cuerpo y en ocasiones se vuelven más estrechas. La ciencia desconoce el motivo preciso por lo que esto ocurre. En esas condiciones, el corazón tiene que esforzarse más para bombear la sangre. Esto lleva a que aumente la presión en los vasos sanguíneos y se genera la presión arterial alta.

La hipertensión continuada produce importantes daños al organismo. Debido a la presión que se ejerce en el interior de las arterias, estas pueden endurecerse. Esto puede llevar a un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular. También es posible que el corazón se agrande y se produzcan daños oculares o renales.



Te Recomendamos: